«Negar el saludo a un fascista es un acto político y además puede ser hasta higiénico», señaló Maestre.

Javier F. Ferrero
Antonio Maestre ha demostrado tener ciertos poderes adivinatorios, o al menos eso se deduce de uno de sus escritos. En noviembre del año pasado, el periodista publicaba un artículo titulado «Negar la mano a fascistas» en ElDiario.es en el que hablaba de negar el saludo a Vox era un acto higiénico.

«No se saluda a fascistas. Es de primero de cultura de antifascista y no solo hay que tenerla, sino ejercerla. Negar el saludo a un fascista es un acto político y además puede ser hasta higiénico», señaló en el artículo.

Si este domingo hubiesen seguido su consejo los miles de seguidores de Vox que se dieron cita en la plaza de Vistalegre para aupar a la extrema derecha, no hubiesen tenido contacto directo con Ortega Smith, secretario general del partido ultra y contagiado de coronavirus.

Ortega Smith se dejó querer por las masas y correspondió al afecto que le mostraron mientras tosía, tal y como se puede observar en los vídeos distribuidos por el equipo de comunicación del partido.

«Hay que recordar que las manos estrechadas pueden tener 3.200 bacterias, incluidas algunas fecales. No quieres mierda fascista en tus manos», indicaba Maestre en un acto propio del mismísimo Nostradamus.

Vox ha pedido perdón por el acto al que acudieron unas 9.000 personas. Desde aquí proponemos algo mejor que pedir perdón: repartir impresiones del artículo de Maestre, es lo mejor para la salud de todos. También la democrática.

Publicidad