Smith quiere poner etiquetas simples, falsas y parciales a un problema muy complejo e ignora la realidad de una situación que es una lacra en nuestro país.

Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, continúa la línea del partido de cargar contra la lucha por erradicar la violencia machista y ha pedido que en los casos de maltrato se distingan las causas que han motivado los asesinatos.

A juicio del secretario del partido de extrema derecha, no es lo mismo que sea por odio hacia las mujeres o que exista un problema psiquiátrico o una situación de alcoholismo. 

A Ortega Smith le da igual que este año se ha rebasado la barrera de las 1.000 víctimas mortales por violencia machistadesde que arrancó el recuento oficial en 2003: más que los muertos que provocó el terrorismo de ETA en cuatro décadas. Lo único que quieren desde Vox es hacer declaraciones electoralistas aunque falten a la verdad y hagan daño a una lucha que ya cuesta sacar adelante sin las zancadillas de la ultraderecha.

La situación actual de parálisis política, además, ha dejado en suspenso la gran mayoría de las medidas acordadas casi por unanimidad en el pacto de Estado contra la violencia de género, ya de por sí insuficiente, aprobado en 2017. Según un informe de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género de mayo, dos años después de su aprobación aún no está en marcha el 75% de las medidas, tres de cada cuatro.

Smith ha criticado, durante un acto electoral en Zamora, que se diga en todos los casos de mujeres a las que han matado sus parejas que ha sido porque el hombre es machista y odia a las mujeres, ya que «a lo mejor tiene una esquizofrenia, a lo mejor tiene un alcoholismo» y ha asegurado que esos aspectos en otros países sí se estudian para conocer realmente «cuántas causas son por odio sexual o son por esquizofrenia, por situaciones de alcoholismo o de droga, de hombres contra mujeres o de mujeres contra hombres», ha declarado.

Tras ser cuestionado por los datos sobre violencia machista falsos que ofreció Santiago Abascal en el debate televisado de candidatos, el número dos de Vox ha insistido en que la violencia machista es «una invención política» y que su partido prefiere hablar de violencia intrafamiliar.

Normalizando la violencia

Smith quiere poner etiquetas simples, falsas y parciales a un problema muy complejo e ignora la realidad de una situación que es una lacra en nuestro país. El secretario de ultraderecha quiere que si un maltratador mata a su mujer yendo borracho sea un atenuante para él y no cuente para el cómputo de violencia machista, evitando que crezca esa cifra. 

Miguel Lorente, profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada y exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género, considera que el «clima social» que promueve la ultraderecha «facilita que haya quien normalice la violencia, quien se crea el discurso de que las mujeres atacan a los hombres con divorcios abusivos o que intentan dejarles sin casa o quedarse con su dinero».

Lorente lamenta «la pasividad que hay cuando los instrumentos que existen no se aplican». Por ejemplo, refiere, las unidades de valoración de los juzgados. «Esta realidad se debe a muchos factores. Uno de los más graves es la base machista de la sociedad, que está en la educación y que ni se aborda ni se corrige».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.