El fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps, cuenta en una entrevista en Hoy por Hoy de la Cadena Ser que ya han agotado «todas las vías administrativas y legales para forzar a Italia» pero la organización sigue intentando que los gobiernos europeos «atiendan y acojan».

El fundador de Proactiva Open ArmsÒscar Camps, asegura que el Gobierno en funciones le ha negado hasta en tres ocasiones por escrito una reunión con Pedro Sánchez mientras que en las últimas semanas sí ha tenido contactos con la canciller de Alemania, Angela Merkel, el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, y el de Francia, Emmanuel Macron, quien le ha prometido resolver la situación de los 151 inmigrantes que están a bordo del barco de la ONG: «En su día nos conocimos, quedamos para tomar un café, desde entonces hicimos tres peticiones pero me han contestado por escrito que no».

Camps subraya las dificultades de convivencia entre gente que ha sufrido torturas, violaciones y esclavitud. «El umbral de tolerancia y de violencia es muy alta. Hay discusiones por un trozo de sombra, de comida, de baño… Las condiciones climatológicas también dificultan: las olas, los mareos…«, resume. «Imagina que llevas 13 días sin poder ni siquiera llamar a tus padres para decir que estás vivo, 13 días desaparecido. Emocionalmente hay un shock muy alto«.

El fundador de Open Arms se pregunta cómo, «sabiendo que llevamos 14.000 muertos en el Mediterráneo en esta última legislatura europea, ¿no somos capaces de arbitrar un sistema de reparto?» y cree que si la misma Unión Europea no es capaz de poner orden dentro de los 28, para eso están los tribunales: «A veces pienso que tenemos políticos antisistema. Son las organizaciones humanitarias las que están cumpliendo con el derecho internacional».

Cams está convencido que los 150 migrantes que están a bordo del barco ya estarían muertos de no ser rescatados: «¿Sabe cuanto dura la vida en el mar sin chaleco y sin nada? Por supuesto que estarían todos muertos pero no importa, son sin nombre«.

Asegura que la ONG no es quien «para decir qué hay que hacer con ellos, pero lo que sabemos es que no hay que dejarles morir». Además, pone un ejemplo práctico: «Los políticos toman decisiones desde su despacho con aire acondicionado. Cuando estás en el mar y ves cómo se está escorando una patera, cómo las mujeres dejan a los niños caer porque no pueden, no piensas en una multa, sino tratas de recoger a ese niño. Una vez lo tienes a salvo, puedes hablar de lo que ha ocurrido y puedes discutir qué hacer con esta situación«.

Camps sabe que se expone a grandes multas, incluso a pena de cárcel por su labor en el mar, por eso, habló con su familia: «Mi madre me dijo que de la cárcel se sale, del fondo del mar, no». 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.