Pandemia ambiental: ¿salto evolutivo o involución?