Pandemia y lenguaje: ¿Puede haber picos en las curvas?