El escritor señala que «si Juan Carlos hubiera dado explicaciones o pedido perdón, algo que no ha hecho en ningún momento, hubiera ayudado un poco a la situación de la monarquía».

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Paul Preston, historiador británico y autor de una biografía sobre Juan Carlos I llamada «Juan Carlos. El rey de un pueblo«, de la que ha publicado sucesivas revisiones según lo iban demandando los acontecimientos, considera que es muy triste que una trayectoria tan importante para la historia de España termine así y coincide con otros expertos en que la marcha del emérito es «una medida desesperada para salvar la monarquía».

En su retrato del monarca, publicado en 2003, Preston resalta su dedicación a la institución y señala que para el Borbón «vivir como un rey ha significado sacrificio y dedicación en un grado tal que ha dotado a la monarquía de una legitimidad impensable».

El biógrafo ha ido añadiendo páginas al relato. En uno de los añadidos titulado «Los peligros de la rutina o el auge del Fénix» escribía en relación a «los elefantes y la princesa alemana que se habían unido para romper un dique mediático que ya hacía agua».

El autor que siempre ha defendido el papel de Juan Carlos I en la democracia española y que a día de hoy lo sigue haciendo, ha accedido a responder desde su casa de Londres a una entrevista de elDiario.es en relación a las últimas noticias sobre el caso del rey emérito.

Preston, que ya recogía en su libro «Un pueblo traicionado» algunos escándalos del final del reinado del monarca, se ha mostrado sorprendido por la decisión de su marcha de España aunque reconoce que ya pensaba que el asunto no terminaría bien.

«Todo lo que hizo desde que asumió el trono en 1975 hasta la derrota del ‘Tejerazo’ como contribución a la transición a la democracia es algo que no se puede manchar retrospectivamente», ha respondido al ser preguntado sobre si cree que los últimos acontecimientos hacen necesario revisar la historia de Juan Carlos I.

El biógrafo del exmonarca considera que la pervivencia de la institución depende de lo que pueda hacer Felipe VI y aunque considera que el exilio de Juan Carlos algo ayuda a la situación de la monarquía no puede augurar que ese gesto sea suficiente para salvar la Corona.

Preston señala que «es posible» que si Juan Carlos hubiera dado explicaciones o pedido perdón, algo que no ha hecho en ningún momento, «hubiera ayudado un poco a la situación de la monarquía», pero considera que el gesto «no habría resuelto las amenazas a las que está sujeta».

Además el historiador no entiende qué es lo que llevó a Juan Carlos I a cometer todas las supuestas ilegalidades que están siendo investigadas, algo que, según su opinión, rompen definitivamente con la imagen de rey sufridor y sacrificado. «Si se prueban los delitos y no se dan consecuencias legales, la fe de la gente en la jefatura del Estado se verá seriamente minada», ha indicado.

Aún así, Preston confía en que Juan Carlos I pase a la Historia «como uno de los artífices de la democracia», aunque reconoce que dependerá «mucho» de esas «revisiones» que quedan pendientes de sus comportamientos.

Publicidad