Las fuerzas de seguridad bajo el mando del Piñera están cometiendo ataques generalizados, usando la fuerza de manera innecesaria y excesiva con la intención de dañar y castigar a la población que se manifiesta.

En el Palacio de La Moneda, Sebastián Piñera brindó una conferencia y aseguró que su país no cuenta con suficientes policías para mantener el orden en las calles. “No hay que dejar espacio ni a la tibieza ni a la ambigüedad (…), estamos enfrentando un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie”, señaló el mandatario chileno. 

Piñera habló sobre la violencia criminal mientras que su gobierno permanece en la mira de organismos internacionales como Human Rights Watch y Amnistía Internacional ante las graves violaciones a los derechos humanos durante los casi 40 días de rebelión popular. «Carabineros y Policía de Investigaciones necesitan nuestro más amplio respaldo para cumplir el mandato constitucional», señaló Piñera, al referirse de la «urgencia» de los proyectos enviados al Congreso.

Las fuerzas de seguridad bajo el mando del Piñera están cometiendo ataques generalizados, usando la fuerza de manera innecesaria y excesiva con la intención de dañar y castigar a la población que se manifiesta. Estos ataques han dejado hasta el momento un saldo de cinco muertos y miles de personas torturadas, maltratadas o gravemente lesionadas.

La decisión del presidente Piñera de sacar al Ejército a las calles tras imponer el estado de emergencia tuvo consecuencias catastróficas. Tanto el mando que decidió utilizar al Ejército para el control de manifestaciones con uso de armamento letal, como aquellos oficiales que dispararon contra las personas que se manifestaban, y que les causaron la muerte o hirieron de gravedad, deben ser investigados y, de hallarse pruebas suficientes en su contra, juzgados por un tribunal independiente e imparcial.

“La intención de las fuerzas de seguridad chilenas es clara: lesionar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y violencia sexual en contra de manifestantes. En vez de tomar medidas encaminadas a frenar la gravísima crisis de derechos humanos, las autoridades bajo el mando del presidente Sebastián Piñera han sostenido su política de castigo durante más de un mes, generando que más personas se sumen al abrumador número de víctimas que sigue aumentando hasta el día de hoy”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

2500 carabineros más

Sin embargo, a pesar de los datos de las organizaciones de derechos humanos, el gobierno de Piñera anticipó el egreso de nuevas generaciones suboficiales y oficiales de Carabineros y Policía de Investigaciones, donde el gobierno pretende reforzar la represión con más policías en las calles para atemorizar, acallar y criminalizar a los cientos de miles de manifestantes. » A partir el próximo lunes contar con 2.505 carabineros y policías que se sumarán para el orden público y la seguridad ciudadana, y dentro de los próximos 60 días tendremos 4.534 carabineros y policías adicionales», señaló Piñera.

Mientras que el gobierno habla sobre la extrema violencia que han desatado el país, más de 2.670 investigaciones por violaciones a DD.HH. han pasado por Fiscalía en contra de las Fuerzas Armadas y del Orden.

Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), al menos cinco personas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad y más de 2,300 han resultado lesionadas, de las cuales más de 1,400 presentan heridas por arma de fuego y 220 trauma ocular severo. Además, la Fiscalía ha registrado más de 1,100 denuncias por tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes, así como más de 70 delitos de carácter sexual cometidos por funcionarios públicos. Según cifras de Carabineros, ningún funcionario de la institución ha muerto y hay alrededor de 1,600 heridos, 105 de ellos con lesiones graves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.