Podemos ha recaudado un millón de euros en microcréditos aportados por los ciudadanos para no tener que acudir a solicitar préstamos a los bancos, una marca «diferenciadora» del resto de grandes partidos.

Las cifras que van saliendo sobre el dinero recibido son muy buenas para la formación, tanto en lo económico como por el apoyo recibido de los votantes, un empujón de moral para afrontar los comicios con fuerza. Para estas elecciones del 10N, la recaudación lograda por el partido liderado por Pablo Iglesias en los primeros ocho días a través de estos créditos personales significa un nuevo récord.

Podemos está batiendo todos sus récords de recaudación. En la elecciones del 20 de diciembre de 2015, las primeras a las que se presentó el partido, logró la cifra de un millón de euros en 24 días; el 26 de junio de 2016 la cifra llegó a los 39 días; y en la última campaña electoral, del 28 de abril de este mismo año, se recaudó el millón de euros a los 23 días del lanzamiento de los microcréditos.

https://participa.podemos.info/es/microcreditos

Los microcréditos concedidos por los ciudadanos son devueltos por Podemos cuando ingresa la subvención correspondiente a los partidos según el número de escaños obtenidos.

Una financiación ética

Esta forma de financiarse se ha convertido en insignia del partido morado. Ha sido utilizada en todas las campañas electorales a las que ha concurrido Podemos y siempre ha resultado un éxito. Un ejemplo de ello es que para las generales de abril lograron captar en poco menos de dos meses más de un millón de euros para abordar los gastos de la caravana electoral.

Este dato choca frontalmente con los dos representantes del bipartidismo. Tanto el PP como el PSOE han solicitado al Instituto de Crédito Oficial (ICO) préstamos para poder financiar la campaña electoral de cara a las elecciones del 10 de noviembre. Ambas formaciones ya acudieron a la entidad pública en los comicios del 28 de abril.

El ICO es un banco público adscrito al Ministerio de Economía y Empresa a través de la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa. Por lo tanto, los partidos van a financiar sus campañas privadas con dinero público que debería ser destinado a proyectos de inversión realizados por grandes empresas, la función principal de la ICO. La lectura ética de esta situación es terrible y el uso de las instituciones por parte de estos partidos, lamentable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.