¿Por qué a los políticos les cuesta tanto ponerse de acuerdo?