Por qué con la pandemia urge más que nunca perder los kilos que nos sobran