¿Por qué es tan difícil saber si las nuevas variantes de SARS-CoV-2 son más contagiosas?