Por qué estamos obsesionados con la música de nuestra juventud