¿Por qué necesitamos empresas más ágiles y flexibles para salvar el mundo tras la covid-19?