Este lunes pasado, la ejecutiva del PSOE envió un documento programático a Unidas Podemos para conseguir su apoyo en la investidura que, en palabras de Pablo Iglesias, «es un corta y pega» del programa electoral del PSOE en las pasadas elecciones.

Este envío dió paso a una reunión entre el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante más de una hora y media sin llegar a ningún tipo de acuerdo y con la sensación de relaciones rotas. «Constatamos que no quiere negociar sino que intenta imponer unilateralmente un gobierno de partido único», indicaron fuentes de la formación morada.

Pero, ¿por qué se ha dado esta situación? En teoría, el entendimiento entre el grupo socialista y Podemos debería ser sencillo, un pacto de gobierno para un país progresista. El Secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, explicó en un hilo en Twitter por qué dicho documento es una vuelta atrás respecto a los acuerdos que ya se alcanzaron entre Unidas Podemos y el PSOE en la pasada legislatura, siendo una dificultad añadida en el avance de las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez.

La explicación es la siguiente:

«El PSOE y Unidas Podemos acordamos regular y fijar un techo a la subida abusiva de los precios del alquiler en determinadas zonas, tal y como se está haciendo en otros países. Esa propuesta desaparece».

«El PSOE y Unidas Podemos acordamos la regulación del mercado eléctrico para acabar con la sobrerretribución del oligopolio, que infla artificialmente la factura eléctrica de empresas y hogares. Esa propuesta desaparece«.

«El PSOE y Unidas Podemos acordamos un incremento del 1% en el Impuesto de Patrimonio para grandes fortunas de más de 10 millones de euros. Esa propuesta desaparece».

«El PSOE y Unidas Podemos acordamos el control fiscal sobre las SICAV y las SOCIMI, para evitar que estas entidades se conviertan en pantallas de elusión fiscal. Esa propuesta desaparece«.

«El PSOE y Unidas Podemos acordamos una reforma profunda del bono social eléctrico, insuficiente actualmente, para terminar con la pobreza energética. Esa propuesta desaparece«.

«El acuerdo para derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral (modificación sustancial de las condiciones de trabajo, no caducidad del convenio colectivo…) deja de concretarse y desaparece, a cambio de una fórmula mucho más imprecisa«.

«Decir que quieres negociar y presentar propuestas que son un paso atrás es absurdo. Volver a la casilla de salida para pretender llegar al mismo punto al que ya llegamos hace un año no es una forma honesta de negociar«.

«En 2016 el PSOE nos dijo que en una negociación seria las propuestas no se hacen primero ante los medios de comunicación, sino que se llevan a la mesa de negociación. ¿Por qué entonces el PSOE ahora se contradice? ¿Sánchez quiere que salga adelante la investidura en julio o no?».

«A pesar de todo sigue intacta nuestra voluntad de abordar una negociación integral y honesta, sobre la base de propuestas que permitan avanzar en lo que nuestro país necesita: un programa para un gobierno de coalición, inequívocamente progresista, para la próxima legislatura«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.