El Partido Popular y Vox de Majadahonda han paralizado las ayudas para la instalación de ascensores o rampas que faciliten el acceso a sus viviendas a personas con problemas de movilidad.

Algunas de estas personas con movilidad reducidas son discapacitados o personas mayores que no pueden directamente salir de sus casas, situadas en el casco antiguo de la localidad, y que necesitan de estas ayudas económicas al no tener recursos para realizar las obras pertinentes.

La mayoría de los inmuebles del centro carecen de ascensor por la antigüedad de esos edificios, por lo que el grupo socialista se puso como objetivo reducir estos problemas a través de la concesión de ayudas municipales. La propuesta socialista únicamente solicitaba que cada comunidad de vecinos recibiera un 25% de la inversión total, por ejemplo, para colocar un ascensor.

«Hay vecinos con movilidad reducida que viven prácticamente en una cárcel porque no pueden salir a la calle porque en sus edificios no hay ascensor y tienen verdadera barreras arquitectónicas«, señala el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Majadahonda, Manuel Fort, en declaraciones a La Ser.

Font asegura que el nuevo gobierno está ignorando este tipo de problemas y se preocupa por otros que ellos consideran menos importantes: «parece mentira que el mismo gobierno municipal que va presumiendo de gastarse 300.000 euros en la remodelación de dos parques públicos no se preocupen de eliminar este tipo de inconvenientes a las personas con problemas de movilidad«.

Tanto los concejales del PP, que gobierna Majadahonda, como sus aliados de Vox han unido sus votos para cerrar el paso a esta iniciativa y los ancianos del centro de la localidad se quedan sin ayudas.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.