La compañía obtuvo 402 millones de euros de beneficio en su último año fiscal

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

La firma de moda low cost Primark está negociando un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por, según señala, causas organizativas y de producción (ETOP), que afectará a toda la plantilla en España tras decretarse el segundo estado de alarma.

La negociación con los representantes sindicales se ha cerrado este martes sin acuerdo, por entender CCOO que las ventas no son causa suficiente sin tener en cuenta su repercusión sobre la situación económica de la empresa. Señala CCOO que no puede firmar un ERTE que dure hasta el 31 de agosto de 2021 y que dependa del número de operaciones que se realiza en cada tienda para aplicar una suspensión de contrato o una reducción de jornada.

La compañía tiene 49 tiendas en España y una plantilla de más de 7.500 trabajadores. Muchos de sus locales están en centros comerciales (cerrados, por las restricciones, en algunas comunidades, como Castilla y León o Navarra, por ejemplo). «Estas son precisamente las tiendas que más venden», explican fuentes del sector, mientras que «las que están a pie de calle están sufriendo más por la pandemia».

Primark, perteneciente al grupo Associated British Foods (AB Foods), se anotó un beneficio operativo ajustado de 362 millones de libras (402 millones de euros) en su año fiscal, finalizado a mediados de septiembre, lo que supone un descenso del 60% en comparación con el mismo periodo del año pasado.

La facturación en los 12 meses fiscales de la cadena de tiendas textiles se redujo un 24% frente al ejercicio anterior, hasta 5.895 millones de libras (6.545 millones de euros). La compañía ha explicado que el descenso se debe al retroceso de las ventas durante el periodo en que permanecieron cerradas las tiendas cuando se aprobaron los diferentes confinamientos en Europa.

Ya el pasado mes de marzo Primark llevó a cabo un ERTE por fuerza mayor que afectó al 98% de sus 7.000 empleados durante los tres meses que duró el estado de alarma. En abril,la cadena textil aplicó otro ERTE por causas productivas al personal de alta dirección, lo que afectó al 2% restante de su plantilla, es decir, cerca de 200 directivos y mandos intermedios, a los que redujo la jornada entre el 10% y el 50% hasta el 31 de julio de 2020.

Publicidad