A esta reforma se sumaría otra para que tributen más los rendimientos de capital de IRPF o un impuesto para las transacciones financieras o la banca más ambicioso.

Unidas Podemos ha propuesto que la comisión de reconstrucción debata la necesidad de una reforma fiscal profunda que incluya elementos como un impuesto a la riqueza.

Se trataría de un impuesto similar al que se está proponiendo para la UE y Estados Unidos. Tendría un mínimo exento por primera vivienda de 400 000 euros y gravará con un 2 % los patrimonios de más de un millón de euros, con un 2,5 % los patrimonios de más de 10 millones de euros, con un 3 % los patrimonios superiores a los 50 millones y con un 3,5 % los patrimonios de más de 100 millones de euros, de forma que la mayor parte del impuesto recaiga sobre los mil patrimonios más altos del país.

Este impuesto sustituiría al actual impuesto sobre el patrimonio, que es inoperativo, y no podrá bonificarse por parte de las comunidades autónomas.

Es necesaria una reforma en profundidad del sistema fiscal para que pueda haber inversión pública, refuerzo del estado del bienestar, que la economía rebrote y también que pueda producirse una transición ecológica justa, tal y como piden todas las organizaciones ambientales.

Esta reforma fiscal se complementaría con una reforma para que tributen más los rendimientos de capital de IRPF o un impuesto para las transacciones financieras o la banca más ambicioso.

La propuesta del partido morado no dista mucho de lo que están pidiendo una mayoría de economistas. En un artículo los economistas de la Universidad de Berkeley, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, y de la London School of Economics, Camille Landais, plantean la necesidad de implementar un impuesto temporal progresivo a nivel europeo a las grandes fortuna, para sufragar la respuesta europea a la crisis, ya sea mediante eurobonos o mediante un fondo de rescate común.

En España, según los últimos datos disponibles de la Agencia Tributaria, menos de 10.000 contribuyentes, el 0,5% del total, ocupan el tramo de renta superior a los 150.001 euros al año.

Publicidad