¿Qué perdemos al abandonar el Griego y el Latín?