Las enmiendas a la ley del aborto en el país incluyen también penalizaciones a la publicidad de clínicas abortivas o diseminación del aborto

El Black Friday se celebro en Eslovaquia de una polémica manera, en el que los recortes han sido para los derechos de la mujer. El Parlamento ha aprobado fuertes rebajas a la ley del aborto, obligando a quienes opten por interrumpir el embarazo a someterse a una ecografía para ver el feto y escuchar sus latidos. Eslovaquia permite el aborto sin restricciones hasta la duodécima semana de gestación y hasta la semana 24 por razones médicas.

Se calcula que en Eslovaquia, país con 5,4 millones de habitantes, se practica una media de 7.500 abortos voluntarios al año, cifra que podría reducirse en un 80% si la ley, como así se prevé, encuentra el apoyo mayoritario de la Cámara.

El apoyo de la Conferencia Episcopal ya lo tiene. Cerca de 50.000 personas consiguió reunir la Iglesia el pasado mes de septiembre en el centro de Bratislava cuando el Partido Nacional Eslovaco anunció que que presentaría enmiendas a la ley del aborto.

La propuesta lleva la firma de tres diputados del conservador Partido Nacional Eslovaco. La intención indican que es la de «asegurar que la mujer está informada del estado de su embarazo» antes de proceder a la intervención.

Las enmiendas a la ley incluyen también penalizaciones a la publicidad de clínicas abortivas o diseminación del aborto. Estas medidas son copiadas directamente de ciertos estados de Estados Unidos, donde se imponen obligaciones similares a la mujer con la intención de disuadirla.

La propuesta calificada de «perversa» por las organizaciones de derechos civiles, quienes la semana pasada, a través de una carta abierta firmada por más de treinta de estas organizaciones, entre ellas Amnistía Internacional y Human Rights Watch, solicitaron la retirada de esa propuesta de ley por considerarla «regresiva».

Las organizaciones de derechos humanos afirmaron que no existe ninguna razón médica que aconseje a la mujer a ver y escuchar los latidos del feto antes de abortar y se remitieron a los dictámenes de la Corte Europea de Derechos Humanos. «Los cambios legislativos sobre la mesa buscan limitar los derechos reproductivos de la mujer en Eslovaquia», ha denunciado Mónica Costa Riba, de Amnistía Internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.