Residencias, ¿un lugar para morir?