En el partido queda pendiente depurar responsabilidades y señalar a los culpable

Se ha consuma la debacle naranja. Cinco meses después de lograr los mejores resultados de su historia, cosechando 57 escaños y luchando de tú a tú por el liderazgo de la oposición con el Partido Popular, el acercamiento de Ciudadanos a la extrema derecha ha provocado que buena parte de sus antiguos votantes hayan optado por cambiar.

El viejo mensaje de “ni rojos ni azules” ha degenerado en una aproximación irremediable a la derecha, un tono azulado con tintes verdes y ha supuesto un notable bajón comparado con los resultados de las elecciones del 28 de abril, cuando consiguió 57 escaños y el 15,86 por ciento de los sufragios.

Los resultados arrojan un resultado por detrás de ERC (13). En el partido queda pendiente depurar responsabilidades y señalar a los culpables de una caída tan abrupta en un período tan corto de tiempo y todos los los dedos señalan a Rivera.

El candidato de Ciudadanos ha llegado a la sede del partido a las ocho y cuarto de la tarde para seguir el escrutinio de la noche electoral junto a su equipo de campaña. Junto a él se encuentran el secretario general de Cs, José Manuel Villegas y los secretarios de Comunicación y Organización, Fernando de Páramo y Fran Hervías, además de la cabeza de lista por Barcelona, Inés Arrimadas, y la portavoz nacional y líder catalana, Lorena Roldán.

Más de cien periodistas de medios nacionales y una decena de internacionales se han acreditado para esta jornada electoral, que se presenta complicada para el partido naranja y para el propio Rivera, de acuerdo con la mayoría de los sondeos.

En esta ocasión y al contrario que el 28A, Cs no ha montado un escenario para celebrar resultados, aunque fuentes del partido le quitan importancia al asegurar que debido al frío no era procedente.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.