El líder de Vox oculta desde julio al Congreso la compra de un chalé con una hipoteca de 736.000 euros

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El Congreso acoge este miércoles y jueves el debate de la moción de censura de Vox, que pretende hacer presidente del Gobierno a Santiago Abascal y que no cuenta con respaldo ni en los partidos del Ejecutivo de coalición ni en los de la oposición, por lo que todo apunta a que será la menos votada de las cinco registradas en la democracia constitucional.

El inerte debate sí nos está dejando entrever el odio que genera la extrema derecha entre el resto de grupos. Varios partidos han firmado un manifiesto de frente común contra Vox. Los firmantes han sido PSOE, Unidas Podemos, BNG, CUP, Compromís, ERC, EH Bildu, PNV, Junts y Más País. Se llama «manifiesto en favor de la democracia» y en él quieren mostrar compromiso en la lucha contra los discursos de odio, «que de ninguna manera deben quedar impunes», así como en el rechazo a cualquier tipo «de apoyo de la extrema derecha», también cuando «afecte a la gobernabilidad de las instituciones, ya sea por activa o por pasiva».

Sin embargo, el show debe continuar y la moción debe seguir. Queremos detenernos en la intervención de Gabriel Rufián, quién ha interpelado a la extrema derecha de varias formas, aunque una destacó «Señor Abascal, si Pablo Iglesias e Irene Montero eran los marqueses de Galapagar, ¿qué es usted después de comprarse una casa de un millón de euros en Madrid?», preguntó el portavoz de ERC.

Rufián cargaba contra Abascal tras las informaciones publicadas por infoLibre que muestran que el líder de Vox oculta desde julio al Congreso la compra de un chalé con una hipoteca de 736.000 euros, y le ha recordado las descalificaciones que hacía la ultraderecha sobre la vivienda de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Rufián ha argumentado que las caceroladas y las manifestaciones se realizaban “con el apoyo de parte de la cúpula de la Guardia Civil, con parte del Poder Judicial, y con el apoyo de parte de los principales medios de comunicación”.

Como respuesta a Rufián, Abascal se ha salido por la tangente: «Un partido como el suyo sería ilegal en Alemania». «Nunca hemos despreciado a los frikis porque pueden acabar ustedes haciendo mucho daño», insultó, sin más argumentos.

Rufián finalizó pidiendo a Vox que «nos respeten y dejan de decirle a la gente que somo ilegítimos porque a partir de ahí todo vale». «Ustedes han hecho cero propuestas para la gente de este país. Han hecho un manual para los cuñados fachas de este país para las cenas de Navidad», ha asegurado Rufián.

View this post on Instagram

JAJAJAJAJAJA

A post shared by SpanishRevolution (@spanishrevolution15m) on

Publicidad