140.000 perros y gatos son abandonados cada año en España.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Hace unas semanas, la Real Sociedad Canina de España (RSCE) denunció que el abandono de perros ha aumentado un 25% desde el inicio de la desescalada. En un comunicado, RSCE señala que el mes de mayo suele ser uno de los que más incrementos de abandono de animales registran, por la proximidad de la estación estival. 

«Esto supone que a un animal se le está tratando como una mera herramienta para cubrir una necesidad que, después, al llevarse a cabo de esta manera tan inconsciente y cosificando a los animales, da lugar a que no se asuma la necesaria obligación que supone tener un animal, entonces abandonarlo te resulta mucho más sencillo», explica Anna Mulà, abogada especialista en derecho animal y portavoz del Instituto de Políticas Públicas de Protección Animal (IPPPA), al diario ABC.

140.000 perros y gatos son abandonados cada año en España, según la Fundación Affinity. 2.000 perros fueron abandonados a finales del pasado mes de mayo, cuando se levantaron las restricciones de movilidad en gran parte de España. La RSCE advirtió de un repunte de un 50% en la demanda de cachorros en plena pandemia del coronavirus, un total de 5.000 perros.

Ante esta situación, el IPPPA, una comunidad formativa en Protección Animal, quiere aportar su grano de arena para mejorar la situación de extrema vulnerabilidad de miles de animales en España poniendo a disposición de las administraciones públicas un curso online gratuito: “Convivencia responsable en tiempos de coronavirus”.

Este curso permite a su alumnado adquirir los conocimientos teóricos y prácticos, así como las herramientas multimedia necesarias, para llevar a cabo políticas públicas de protección animal basadas en lograr una convivencia responsable y armoniosa entre la ciudadanía y los animales de familia,  durante y tras el Estado de Alarma. Para ello se dota al alumnado de recursos ya creados y que han resultado muy útiles, como son: manuales de convivencia responsable, vídeos para impartir charlas de convivencia responsable en escuelas (que se pueden adaptar a otros ámbitos), modelos de páginas web de convivencia responsable, consejos teóricos y prácticos, ejemplos de políticas públicas eficaces y otras muchas herramientas ya preparadas para ser puestas en marcha.

Publicidad