¿Será posible erradicar la COVID-19?