¿Son las ‘fintech’ como un banco?