¿Son los occidentales las personas más raras del mundo?