Todo los coronavirus del mundo cabrían en una lata de refresco (y sobraría espacio)