El director general de la OMS ha definido al patógeno como el “enemigo público número uno” y lo calificó como un peligro “mayor que cualquier ataque terrorista”.

Las autoridades sanitarias chinas informaron en la madrugada del lunes de que ya se han certificado 1.017 muertes por el coronavirus causante de la neumonía de Wuhan, después de que se hayan registrado 108 muertes más en las últimas horas, la cantidad más alta en un solo día desde que comenzó el brote en diciembre.

Hasta la fecha, todos los decesos menos dos -en Filipinas y Hong Kong- se han producido en la China continental y, aunque una veintena de países cuentan con casos diagnosticados de neumonía de Wuhan, China acapara en torno al 99% de los infectados.

Los contagiados suman ya 42.714, con un aumento de 2.490, un salto inferior al registrado un día antes, cuando el número de infecciones había crecido en más de 3.000 casos.

Los síntomas del nuevo coronavirus, denominado desde este martes Covid-19, son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar). Su periodo de incubación medio es de tres a siete días, con un máximo de 24. Los científicos chinos han apuntado que, a diferencia del SARS, es posible el contagio durante la incubación. La OMS decidió usar un nombre que pueda pronunciarse y no aluda a una localización geográfica específica, un animal o un grupo de personas, para evitar estigmatizaciones.

El director general de la OMS ha asegurado este martes que la comunidad internacional tiene una ventana de oportunidad para evitar una pandemia y ha definido al patógeno como “una amenaza muy grave” para el mundo, el “enemigo público número uno” y lo calificó como un peligro “mayor que cualquier ataque terrorista” pero comunica que «la primera vacuna» no podrá estar lista hasta dentro de 18 meses.

Más de 400 expertos de todo el mundo en virología y epidemiología se reunieron en Ginebra para estudiar vías de investigación del hasta ahora conocido como coronavirus de Wuhan y posibles tratamientos y vacunas. Buscan avanzar en el conocimiento del origen de la nueva enfermedad, sus vías de transmisión, su gravedad y las medidas que han de tomarse contra ella.

Además, desde el martes las Naciones Unidas han puesto en marcha un órgano de coordinación de emergencias para que cada una ponga su experiencia a luchar contra las consecuencias del brote, mientras que la OMS se centra en la respuesta a lo relativo a la salud. Así, por ejemplo, Unicef se encargará de todo lo que tenga que ver con niños o el Banco Mundial a coordinar el soporte financiero. Los 618 millones de euros que quiere recaudar el organismo deben servir, según el director general de la OMS, para fortalecer los sistemas de salud más débiles. «Esa será nuestra garantía», ha señalado.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.