El veredicto sin culpables reactiva las protestas raciales en EEUU

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Vuelve la indignación contra la brutalidad policial a Estados Unidos y se reactivan las protestas raciales iniciadas en mayo. Un jurado de Louisville (Kentucky) libraron a los tres policías blancos que mataron en marzo a la afroamericana Breonna Taylor, de 26 años, tras irrumpir en la vivienda que compartía con su novio durante una investigación en la que se equivocaron de sospechosos.

De acuerdo a diversos reportes, los oficiales de policía contaban con una orden “No-knock” (entrar sin avisar) para ingresar al apartamento de Breonna. La orden fue emitida como parte de una investigación por narcotráfico. En el suceso, Breonna, quien se encontraba durmiendo, falleció tras recibir ocho impactos de bala. 

Las autoridades habían ingresado a la dirección errónea, terminando así, con la vida de una persona inocente. El alcalde de Louisville, Greg Fischer, anunció que firmaría la «Ley de Breonna», la cual prohibirá las órdenes “No – knock”. 

No se hicieron públicos los informes de la autopsia o las imágenes que grabaron las cámaras de los agentes vestidos de paisano que irrumpieron en su casa con una orden judicial obtenida para una investigación de narcóticos. Dentro no encontraron drogas ni al sospechoso que buscaban, quien tiempo atrás tuvo una relación con Taylor. 

El polémico veredicto del jurado popular solo acusa a uno de los policías, pero no lo hace por disparar contra Taylor, sino contra los ocupantes de una casa colindante.

El nombre de Breonna Taylor ha sido uno de los gritos de guerra de Black Lives Matter, el movimiento que ha liderado las protestas contra el racismo de los últimos meses.

Los letrados de la policía sostuvieron durante el juicio que los agentes dispararon para protegerse y que se identificaron antes de entrar en la vivienda, una afirmación negada por Walker y varios testigos. Los agentes contaron con el respaldo del fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, republicano y muy cercano al presidente Trump, que llegó a incluirle en su lista de futuribles para ocupar la plaza en el Supremo vacante tras el fallecimiento de Ruth Bader Ginsburg. Cameron defendió el veredicto y la actuación de los policías, que a su juicio actuaron en defensa propia. “La justicia penal no se concibió para responder a cada lamento y luto”, afirmó. 

“Sé que nuestra comunidad está muy decepcionada”, afirmó la presidenta de la Urban League en la ciudad, Sadiqa Reynolds. “Vivimos en una sociedad muy racista. Pensar que se impondrían cargos contra policías blancos o cualquiera con uniforme por quitarle la vida a una joven mujer negra era una idea muy improbable en esta ciudad y este país”. 

Publicidad