Shay Bradley, un hombre de Dublín, en Irlanda, quiso dejar este mundo entre las risas de sus amigos y familiares. 

Mientras Shay Bradley era enterrado, varios golpes llamaban la atención de los allí presentes. «¿Hola? ¡Dejadme salir, esto está muy oscuro?», irrumpía la voz de fallecido en su entierro.

Al principio, los asistentes se miran unos a otros con sorpresa, pero pronto se empiezan a escuchar risas y muchos de los familiares no pueden contener las lágrimas.

El propio Shay había grabado un audio un año antes de morir en el que bromeaba con resucitar. La mujer, Anne, aseguró en el diario ‘Bored Panda’ que un día antes del funeral sus hijos se lo contaron: «Shay era muy bromista y siempre quiso que la familia se riese de todo. Era un gran personaje y muchas personas que lo conocían lo echarán de menos», ha asegurado.

Su hija, Andrea Bradley, ha querido compartir a través de Facebook el divertido momento, en el que la broma de su padre hizo reír a todos los presentes. «Nos dio a todos una risa justo cuando lo necesitábamos. Te amaré para siempre», sentenciaba la joven.

My dad's dieing wish, always the pranksters, ya got them good Poppabear 😉 and gave us all a laugh just when we needed it!! I will love you forever 😘😘#shayslastlaugh

Posted by Andrea Bradley on Sunday, 13 October 2019

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.