REDAL es la abreviatura de Redito Ad Libitum (devolución a voluntad) y significa que, en caso de dificultades económicas, el cliente tiene derecho a devolver un importe mucho menor del que marca la cuota mensual que le está cargando el banco.

Ahora, Diario16 desvela que un grupo de matemáticos y abogados ha descubierto que las hipotecas REDAL son más de la mitad de las firmadas en el período 2000-2018. Es decir, si un deudor pasa por un mal momento, tiene una defensa jurídica fuerte ante el banco porque su propia escritura le protege. Este hecho había estado en la letra pequeña de miles de hipotecas, pero nadie se había percatado (o no había querido percatarse).

Algunas de las ventajas de este tipo de hipotecas es, por ejemplo, que durante todo el tiempo que se discuta con el banco, el cliente mantiene la propiedad de su casa.

Asimismo, durante este tiempo paga una cuota muy pequeña, no incumple el contrato y, por lo tanto, no puede ser desahuciado.

El hipotecado dispone también hasta el final del período de amortización marcado en la hipoteca para regularizar su situación, o bien vender su casa dentro de unos años a un precio mayor y, por tanto, quedar libre de deuda.

Estos abogados y matemáticos ya han obtenido dos sentencias REDAL en primera instancia, un segundo caso en el que el banco desistió y pidió al cliente negociar y la tercera, y más importante, una sentencia de segunda instancia (crea jurisprudencia).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.