Universitarios ‘asintomáticos’