El Ayuntamiento de Valencia quiere cobrar el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) a todos los edificios de la Iglesia que estuviesen dedicados a usos lucrativos. Es decir, todos aquellos que se utilizan con fines comerciales o empresariales. 

Técnicos de la Concejalía de Hacienda están rastreando todos los bienes de titularidad de la Iglesia y de otras confesiones en el término municipal para dilucidar cuáles no están destinados a usos religiosos, sociales o asistenciales y poder girarles el correspondiente recibo del IBI.

Hacienda se está encontrando con el problema de que muchas de las parcelas inscritas en el catastro a nombre de diferentes congregaciones religiosas no especifican su uso, y los funcionarios han de establecer con garantías que no son edificios de culto, asistenciales o de usos sociales, antes de mandar cualquier notificación, aunque esperan solucionarlo en breve.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha afirmado en el programa Más Vale Tarde que que no van a «emitir recibos a edificios de culto o de beneficio social. Es para empresas«. Ribó ha precisado que hay que «mantener una equidad con todas las empresas de la ciudad«, y ello pasa por «hacer pagar una serie de impuestos«.

«Si hacemos impuestos a un aparcamiento privado, tenemos que hacerlo pagar a cualquier aparcamiento, aunque este sea de la iglesia. Esa es la situación«, indica Ribó. .

«Desde un planteamiento laico, todos somos iguales ante la ley, sea cual sea la religión, confesión«, ha explicado el alcalde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.