Verdi, los derechos de autor y el amor de Italia