«Un pueblo unido ante la injusticia» es el mensaje que ha transmitido Alsasua en una concentración celebrada ayer tras la sentencia del Tribunal Supremo, que mantiene unas penas desproporcionadas para los jóvenes condenados por la Audiencia Nacional por una pelea con unos guardias civiles fuera de servicio y sus parejas en la localidad en 2016.

Este miércoles las penas de los jóvenes de Alsasua fueron rebajadas del rango de entre los 13 y 2 años, según cada reo, que fijó la AN al de 9 a 1 año que fija ahora el Supremo al suprimir las agravantes de discriminación y en dos casos la de lesiones.

Las penas más altas quedan para Oihan Arnanz (de 13 a 9 años y medio de prisión), y Jokin Unamuno y Adur Ramírez (de 12 a 8 años y medio). Las de Jon Ander Cob y Julen Goikoetxea pasan de 9 a 7 años y medio;la de Aratz Urrizola, de 9 años a 4 años y 2 meses;la de Iñaki Abad, de 6 a 3 años y medio;y la de Ainara Urkijo -la única que no entró en prisión provisional- de 2 años a año y medio.

Tras una pancarta en la que se pedía la libertad de los encarcelados y se rechazaban los «montajes policiales», sostenida por los padres de los ocho encausados, la concentración se ha celebrado en la plaza de los Fueros de Alsasua, tras una reunión en la que los familiares han analizado la sentencia del alto tribunal que consideran excesiva pese a rebajar las penas a los jóvenes.

Para los padres y madres de los condenados, la sentencia del Supremo “da continuidad a la injusticia y mantiene a nuestros siete hijos en la cárcel”. Los familiares de los jóvenes convocaron ayer mismo una concentración en Altsasu. ‘Un pueblo unido ante la injusticia’ era el mensaje de la concentración que acabó convirtiéndose en una manifestación -en la que participaron cientos de personas-, que recorrió las calles de la localidad navarra.

Al acto se han sumado varios cientos de personas, entre ellas el alcalde de Alsasua, Javier Ollo (Geroa Bai), quienes han asistido a la lectura de un manifiesto de repulsa de la sentencia, y que posteriormente han marchado además en una manifestación por las calles de la localidad para volver de nuevo al punto inicial.

Altsasu Gurasoak ha denunciado a través de Twitter que la sentencia del Tribunal Supremo que mantiene a sus hijos en prisión «da continuidad a la injusticia».

1 Comentario

  1. El Pais Vasco y Cataluña deberían organizar una plataforma y denunciar a España conjuntamente. Solicitar como sentencia un referéndum velado por Europa, de desconexión de España, pues ésta no dejó la dictadura sino que la maquilló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.