«No son 30 pesos, son 30 años» fue una de las frases más extendidas en Chile a lo largo del último año. Este domingo, por fin, pudieron abrir el camino para proceder a terminar con su Constitución ‘pinochetista’.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El pasado domingo se vivió en Chile una de aquellas jornadas que se tornan en históricas. Se votó para derogar la Constitución, de carácter neoliberal, y con cierto aspectos pinochetistas, a pesar de las ulteriores reformas.

El país, que tantas veces ha sido expuesto como imagen del desarrollo capitalista y del éxito del libre mercado, ha ido albergando en su seno social una desigualdad sin parangón.

Sanidad, educación, pensiones y una larga ristra de servicios han sido casi totalmente privados. Este hecho redujo las posibilidades vitales de las clases más bajas de la sociedad.

Las propuestas de los Chicago Boys, no ofrecieron una solución a los problemas reales de la gente, a pesar de que los datos macroeconómicos han ido en un ascenso paulatino durante todos estos años. Los datos no han mostrado la realidad.

Sobre el proceso hasta llegar a la pasada cita del domingo, para saber que ocurrirá ahora y para entender las claves del país chileno, del que debemos aprender, desde La Zurda TV han entrevistado a Domingo Lovera, profesor de Derecho de la Universidad Diego Portales.

Publicidad