A medida que la ola de calor en Europa la semana pasada se ha extendido hacia Escandinavia y Groenlandia se ha acelerado la tasa de derretimiento de la capa de hielo que ya estaba por encima del promedio. El persistente alto derretimiento y escorrentía en las últimas semanas significa que el total de la temporada se acerca a la alta pérdida récord de 2012, según los científicos del clima Polar que monitorean la capa de hielo de Groenlandia.

La pérdida de la extensión del hielo durante la primera quincena de julio coincidió con las tasas de pérdida observadas en 2012, el año que tuvo la menor extensión de hielo marino de septiembre en el registro satelital, según el centro de datos de nieve y hielo de Estados Unidos.

El experto en imágenes por satélite Pierre Markuse ha publicado un vídeo con una serie de fotos que cuenta esta historia. Utilizando el satélite Sentinel 3 de la red europea Copernicus, la imagen tomada el 1 de agosto en Groenlandia Occidental muestra el humo del incendio forestal activo (izquierda), la cicatriz del incendio forestal de 2017 y la capa de hielo con innumerables «charcos» de deshielo (los «puntos» azules) y una gran superficie de hielo «gris». El hielo más oscuro absorbe más radiación solar y se derrite más rápido.

Las manchas más pálidas en la banda oscura podrían indicar los lugares dónde se han vaciado los lagos supraglaciales. La banda oscura del oeste de Groenlandia está compuesta por polvo acumulado en las capas inferiores del hielo de la edad galáctica y proporciona las condiciones perfectas para que crezcan algas y bacterias, oscureciendo aún más el hielo y acelerando el derretimiento en esta región.

Los incendios en el Ártico ya se pueden ver desde el espacio

Las olas de calor y las continuas altas temperaturas han avivado la actividad de los incendios forestales en el Ártico, específicamente en Groenlandia, Alaska y Siberia.

La Agencia Forestal Federal de Rusia estima que, solo desde el 29 de julio, los incendios forestales en Siberia han quemado 33.200 hectáreas, con 745 incendios activos, causando una devastación ecológica masiva e impactando la calidad del aire por cientos de kilómetros. El humo ya se puede ver claramente desde el espacio.

El Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico estimó además que las emisiones de dióxido de carbono de los incendios forestales de julio en el Círculo Polar Ártico han alcanzado las 75,5 megatoneladas, que es comparable a las emisiones de combustibles fósiles que tuvo todo Colombia en 2017. Esto es más del doble de los niveles de julio de 2018, y se registra después de otro récord marcado en junio de este año.

 “Al quemar la vegetación, los incendios también reducen la capacidad de la biosfera para absorber dióxido de carbono. La acción contra el cambio climático, por el contrario, necesita expandir esta capacidad«, dijo Oksana Tarasova, jefe de la División de Investigación de la Atmósfera y el Medio Ambiente de la OMM.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.