4.000 fanáticos de extrema derecha se organizaron para cargar contra la marcha por la igualdad al grito de «Bialystok libre de pervertidos».

El 21 de junio del año pasado, Bialystok, Polonia, celebró su primera marcha por la igualdad LGTBI, pero algo hizo que, lo que en otras ciudades fuese un ambiente festivo, en está ciudad polaca se convirtiese en una batalla.

Rodeados por la policía antidisturbios, alrededor de 1,000 manifestantes orgullosos caminaron por las calles de la ciudad de Bialystok, en el noreste del país, mientras miles de fanáticos de extrema derecha arrojaban petardos, rocas y botellas de vidrio. Los contra-manifestantes gritaban «Dios, honor y patria» y «Bialystok libre de pervertidos», mientras los manifestantes del orgullo corearon «Polonia libre de fascistas».

La policía dijo que unos 4.000 ultras participaron en manifestaciones contra la marcha. La violencia condujo a la detención de 20 personas sospechosas de cometer delitos de agresión, incluido el uso de amenazas e insultos contra oficiales.

La policía mantuvo un anillo protector alrededor de los manifestantes del orgullo durante la marcha de tres horas. La ciudad de 298,000 personas está ubicada en la región conservadora de Podlasie, un bastión del partido derechista de Derecho y Justicia de Polonia, conocido por sus siglas PiS.

Según los grupos antirracismo, Bialystok se ha convertido en sinónimo de sus fuertes movimientos de extrema derecha. «Muchos de los actos de agresión xenófoba se han cometido en Podlasie en comparación con otras regiones de Polonia», dijo a CNN Rafal Pankowski, del grupo anti-extremismo Never Again.

Publicidad