«Lo peor de la pandemia está por venir. Hay que escuchar a los expertos médicos. Es hora de un cierre nacional», escribió en su editorial de este martes el The New York Times.

Mientras el mundo entero se guarda en sus casas, en Estados Unidos van a contracorriente y priorizarán la economía. Después de verse abocado a impulsar un plan de rescate multimillonario para empresas y ciudadanos e incluso a activar la Ley de Producción de Defensa que permite al Gobierno intervenir las industrias para garantizar la fabricación de materiales necesarios como suministros médicos, mascarillas o ventiladores, dice ahora que no habrá confinamiento nacional para proteger a sus ciudadanos.

El magnate anunció este martes en una entrevista a la cadena Fox News que quiere flexibilizar el aislamiento provocado por el coronavirus en Estados Unidos y reactivar la economía en tres semanas. «¿Por qué no va a ser posible? Es decir, nunca antes hemos cerrado el país, hemos tenido algunas gripes bastante malas y algunos virus bastante malos y creo que es posible, sin duda».

Trump cree que con tener en cuenta ciertas costumbres, se evitarán los contagios, algo que los expertos niegan: «Ahora, la gente va a tener que practicar todo lo referente al distanciamiento social, nada de apretones de manos, hay que lavarse las manos y todas las cosas que estamos haciendo ahora pero tenemos que hacer que nuestro país vuelva al trabajo. Nuestro país quiere volver al trabajo».

«Lo que dije el otro día no es ninguna controversia. Nuestro país quiere volver al trabajo. Y, de nuevo: la cura es como que… La cura es peor que el problema. De nuevo: mucha gente, en mi opinión, más gente va a morir si permitimos que esto (la paralización del trabajo) continúe. Tenemos que volver al trabajo, nuestra gente quiere volver a trabajar», señaló el presidente.

A la pregunta del entrevistador «¿Cómo determina que 19 días desde ahora sea seguro? Hay millones de personas viéndonos ahora que tienen sus economías familiares en riesgo», Trump sale por la tangente, señalando que al no trabajar, las familias también están en riesgo por no tener ingresos, algo que podría evitar fácilmente tomando medidas sociales y cubriendo las necesidades básicas:

«Ahora también tienen sus economías familiares en riesgo del otro modo -señaló-. Van a perder sus empleos y nunca los van a recuperar. Van a perder sus negocios y nunca los van a recuperar. Queremos volver a ponerlo en marcha tan pronto como podamos, porque tendremos un regreso muy rápido si lo hacemos. Si retrasamos este asunto vamos a perder a más gente que la que perdemos con la situación que conocemos ahora».

«La mayoría de la gente cree que tengo razón. Ahora, ya sea encerrados en una habitación, o ya sea en nuestras oficinas y practicando todas las cosas que se supone que tenemos que practicar: mantener distancia entre nosotros, no darnos la mano, lavárnoslas todo el tiempo… Pero nuestro país tiene que volver al trabajo, de lo contrario va a ser muy difícil ponerlo en marcha otra vez. No podemos perder la ventaja que tenemos», zanjó Trump.

Numerosas voces se han unido contra esa resistencia a tomar medidas. «Lo peor de la pandemia está por venir. Hay que escuchar a los expertos médicos. Es hora de un cierre nacional», escribió en su editorial de este martes el The New York Times.


Publicidad