Se registraron actuaciones violentas en Cochabamba (Bolivia) contra militantes y seguidores del MAS.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

En la plaza 4 de noviembre, en Cochabamba, donde se encontraba una parada de la campaña electoral del MAS (Movimiento al Socialismo) aparecieron un grupo de radicales que «destrozaron, golpearon y quemaron todo», como bien atestiguan las imágenes y como informa la candidata Silvia Soliz.

Los medios regionales y del país han insistido fuertemente en que los ataques fueron llevados a cabo por vecinos sin militancia política, pero Cochabamba es feudo de la RJC, grupo paramilitar aliado de Camacho, que ayer precisamente llegaba a la ciudad.

El periodista Boliviano Ollie Vargas a través de su cuenta de Twitter advirtió que este acto fue llevado a cabo por «los golpistas bolivianos», que agredieron a la gente que llevaba «camisetas y banderas del MAS».

De este modo el periodista se cuestionaba que, en este contexto, «¿cómo puede haber elecciones libres si un partido no puede expresarse con seguridad?».

Tampoco faltaron los reproches hacia Estados Unidos, ya que se ha comprobado que participó del golpe de estado de Bolivia a través de organizaciones «prodemocráticas» como el USAID.

El periodista Ricard Jiménez, quién estuvo cubriendo el golpe de estado e investigando a la RJC desde dentro para varios medios, explicó en su cuenta de Twitter que «los grupos paramilitares – que llevan a cabo estas acciones – son el brazo armado a sueldo del golpismo. Inmersos en asesinatos, persecuciones y todo proceso de desestabilización social».

Al respecto Lucho Arce pidió respeto y mostró todo su apoyo hacia los militantes y simpatizantes del MAS.

Publicidad