Es inadmisible que se blinde económicamente al sector taurino, claramente en declive desde hace años, y que tiene el rechazo mayoritario de la sociedad. 

Es una temeridad que el partido de extrema derecha VOX pretenda seguir potenciando un sector en declive y basado en el divertimento de ver sufrir animales en detrimento de la protección de los servicios públicos. Una afición que disfrutan unos pocos con el dinero de todos.

Muchos andaluces y andaluzas viven una situación de precariedad en muchos casos, por falta de recursos económicos. Cerca de 300.000 familias andaluzas tienen a todos sus miembros desempleados y hay 109.470 expedientes de la Ley de la Dependencia sin tramitar,

Asimismo, la sanidad pública andaluza se encuentra en una situación de abandono. Desde hace muchos meses no se cubren la inmensa mayoría de las bajas de los y las profesionales sanitarios. Recortes de servicios, menos personal, no sustitución de vacantes y falta de recursos son, entre otras, las denuncias de los sindicatos sanitarios.

La sanidad es la principal empresa pública de la comunidad andaluza, con más de cien mil profesionales trabajando en una red de más de 1.500 centros de atención primaria y 80 de atención especializada entre hospitales y centros de consultas externas especializadas.

El Sindicato Médico Andaluz (SMA), mayoritario entre los facultativos, denuncia que el déficit de contrataciones es ya alarmante y está poniendo en serio riesgo servicios fundamentales de atención sanitaria como por ejemplo las Urgencias hospitalarias. El volumen de contratación de médicos no deja de decrecer, y esto se nota especialmente en zonas densamente pobladas de Andalucía, como por ejemplo la comarca del Aljarafe sevillano.

En Andalucía se han recortado miles de millones de euros cada año que se destinaban a Sanidad Pública. En estos diez últimos años se han “ahorrado” más de 8.000 millones de euros, es decir, se han “comido” una anualidad sanitaria. Actualmente, se cubre sólo el 10% de las bajas o jubilaciones de los profesionales sanitarios, lo que significa que existen miles de trabajadores menos que hace diez años. El recorte del presupuesto de este año es de 500 millones de € con respecto al de 2009, corregido por el correspondiente cambio del IPC.

El toreo, un sector en clara decadencia

Según la ultima encuesta de hábitos y prácticas culturales del Ministerio de Cultura, los espectadores a las plazas de toros han descendido un 15% en los últimos cuatro años, en los que la asistencia a espectáculos taurinos ha bajado en 554.000 personas. 

Durante 2018, y según el mismo Ministerio, que nunca coinciden con las de los medios taurinos (que las recogen como ‘resumen de festejos’), se celebraron en España 1.521 festejos en plaza, lejos de los 3.651 que se programaron en 2007.

Por primera vez en los últimos once años, el número de toreros, rejoneadores, novilleros, banderilleros, picadores y mozos de espada disminuye. Y no solo disminuye, sino que el Ministerio de Cultura se ha cargado de un plumazo a unos 4.600 de ellos. El truco, guardado durante años (por lo menos desde 2012), es que había muchos de estos profesionales que estando inscritos en el registro no tenían su licencia o carné vigente, es decir, que no podían trabajar. Además, el tener esa licencia vigente no significa que trabajaran, como vamos a demostrar en este análisis. Es muy probable que hasta hubiera fallecidos o jubilados.

El rechazo social mayoritario a festejos crueles y sangrientos con animales, que ha provocado el hundimiento de la tauromaquia desde hace más de una década, contrasta con el intento absurdo de mantener este tipo de espectáculos por parte de VOX y de la Junta de Andalucía, gobernada por el PP y Ciudadanos.

1 Comentario

  1. Los que les han votado espero que tengan dificultades en que les atiendan en su sanidad, los demás tendrán que aguantarse y otra vez que no se abstengan por gilip……………..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.