Pablo Iglesias ha calificado las declaraciones desde el partido de extrema derecha de «falta de empatía», porque hay gente que «incluso con el ingreso mínimo vital lo va a tener muy difícil».

El partido de Santiago Abascal ha rectificado y se coloca de nuevo en contra del Ingreso Mínimo Vital que aprobó el Gobierno el pasado viernes porque, según Vox, ha generado un “efecto llamada a gritos” a la “inmigración ilegal”.

Jorge Buxadé ha explicado que el partido ha decidido rechazarlo, entre otras razones, porque la renta mínima tiene una vocación de permanencia en el tiempo, en lugar de ser una medida «extraordinaria» o «temporal» y circunscrita solo la actual crisis y «alimenta la entrada masiva e ilegal de extranjeros en España» para beneficiarse de esa ayuda.

Como prueba ha mostrado uno de los vídeos que está inundando las redes sociales en el cual los protagonistas en árabe están explicando los requisitos para optar a la ayuda aprobada por el Gobierno.

Sin embargo, se trata de un nuevo bulo. Solo pueden acceder a la prestación los extranjeros con residencia legal en España de al menos un año en el momento de presentar la solicitud a no ser que sean solicitantes de protección internacional, víctimas de trata, explotación sexual o violencia de género, que en todo caso necesitarían acreditar esta situación, tal y como indica el decreto que regula el ingreso mínimo vital.

Buxadé ha señalado que: «No queremos una renta mínima vital permanente que cronifique la pobreza y se convierta en una cartilla de racionamiento», sino medidas que permitan que «los españoles se levanten a sí mismos». «La mejor justicia social es que todos los españoles tengan un empleo» y el proyecto de ley camina hacia «mantener a millones de españoles en situación de necesidad», ha indicado.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha asegurado que es «completamente falso» que el ingreso mínimo vital vaya a generar «un efecto llamada a gritos» a la inmigración ilegal

Además, ha recordado que las personas en situación administrativa irregular no van a poder acceder al ingreso mínimo vital pero ha destacado que van a «dejar espacio para que otras administraciones, como ayuntamientos y comunidades autónomas puedan focalizarse en algunos de estos colectivos».

Por su parte, Pablo Iglesias ha calificado estas palabras de Buxadé de «falta de empatía» porque mientras que hay gente que «incluso con el ingreso mínimo vital lo va a tener muy difícil», Santiago Abascal se llevaba «un sueldazo de Aguirre», en referencia al sueldo que cobró cuando era director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid.

Además el vicepresidente segundo del Gobierno ha añadido que es «mentira» que la medida «desincentive al empleo» porque, al contrario, cree que va a «reducir el desempleo y los márgenes donde opera la economía informal».

Publicidad