Los establecimientos de la cadena Walmart, el minorista más grande del mundo, habrían recibido la orden de retirar cualquier publicidad o demostración de un videojuego violento a raíz de los recientes masacres ocurridas en el país, según una información destapada por Vice.

Ahora, la cadena, en la que precisamente sucedió el tiroteo de El Paso (Texas) el pasado 3 de agosto, ha anunciado que eliminará publicidad e incluso demostraciones de juegos violentos e incluso demostraciones de juegos violentos en sus locales.

En el documento destapado por medios estadounidenses se pide que no se muestre ningún tipo de publicidad violenta en los locales, lo que resulta bastante curioso porque entre los millones de productos que se pueden encontrar a lo largo y ancho del país en los supermercados Walmart también se encuentran las armas de fuego de todo tipo. Estas restricciones resultan un poco absurdas cuando se pueden comprar las armas con las que se a menudo se ejecutan estas masacres en las franquicias de Walmart.

Tanto los activistas contra las armas y los empleados de Walmart han pedido un mayor control en la venta de pistolas y rifles, pero la compañía ha asegurado a USA Today esta semana que «no hay cambios en la política de armas».

Walmart continuará vendiendo armas a sus clientes, siendo sumamente férreos respecto al hecho de no cambiar sus políticas alusivas al expendio de tales productos. Esto nos indica, una vez más y con prácticamente total seguridad, que los videojuegos seguirán siendo los chivos expiatorios de estos abominables hechos, incluso a pesar de que organismos como la ESA y la IGDA hayan determinado que no existe relación directa entre las demostraciones de violencia y los videojuegos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.