La situación vivida ayer en el espectáculo de la exhumación de Franco ha dejado imágenes barrocas. Una de ellas, Francis Franco portando una bandera prohibida por la ley.

El periodista Xabier Lapitz ha sido muy claro y conciso a la hora de analizar la esperpéntica situación vivida ayer antes, durante y después de la exhumación y la reinhumación del dictador Francisco Franco. La actitud de la familia del genocida, chulesca y henchida de orgullo por el apoyo recibido y las blandas actitudes del gobierno para con ellos, se vio reflejada sobre todo en el nieto mayor de Franco.

Francis Franco lució una bandera preconstitucional con todo orgullo. la Ley de Memoria Histórica es taxativamente clara con respecto a la presencia de este tipo de emblemas en las instituciones públicas (no solo de la bandera, sino de cualquier simbología franquista), salvo en los casos de excepción previstos en el segundo punto del artículo 15 de la citada norma, es decir, la retirada de estos símbolos no aplicaría «cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley». Sin embargo, nadie dijo ni hizo nada al respecto.

Lapitz reaccionó a las imágenes del nieto de Franco con la prohibida bandera indicando que «estos señores son unos ladrones. Ladrones de patrimonio público». «Tienen un montón de edificios en Madrid en la calle Becker, tienen el Pazo de Meiras, tienen obras de arte que han ido saqueando, y nadie les ha medido mano», razona el periodista. ¿De qué nos extraña ahora que Francis Franco se pasee, se chulee, con una bandera preconstitucional», sentencia.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.