La locura como recurso literario: ‘Le Horla’, de Guy de Maupassant